Crepúsculo de otoño

Inmortalicé este momento de intimidad exactamente 20 años atrás, durante una caminata de otoño en la playa de Kitsilano. No los conocía; Nunca les hablé. Recuerdo que me conmovió la escena: dos viejos tortolitos que admiran la puesta de sol, lejos del ajetreo y el bullicio del centro de la ciudad, muy atrás.

Cuando hice esta imagen en octubre de 1993, imaginé una pareja muy vieja. Me sentí unida por los recuerdos de una larga vida juntos, movidos por las cálidas luces del otoño, momentos inquietantes que marcaban el final del día, el final del verano o incluso el final de sus vidas.

Muchos crepúsculos han ocurrido desde esta imagen, que encontré hace solo unas semanas. Quería dar esta imagen como un regalo, para simbolizar el amor que perdura. Signo de los tiempos: no tuve tiempo para hacer un sorteo que el presente simbólico ya se había vuelto obsoleto e irrelevante. El archivo ha estado arrastrando en el escritorio de mi computadora desde entonces.

Reflexionando sobre la volatilidad amorosa que caracteriza nuestra era, me encontré pensando que, en el fondo, mis percepciones, tus percepciones, pueden ser distorsionadas por normas y clichés. Los tortolitos de amor de Kits Beach se acaban de conocer cuando los fotografié. ¿Y si fuera la emoción de un nuevo comienzo que los cautivó tanto cuando la lente de mi antigua Yashica cruzó sus siluetas abovedadas? Y si la gran fuerza de esta imagen no residía tanto en una encarnación de la capacidad de recuperación del amor, sino más bien porque representa la esperanza de los comienzos, incluso cuando uno es viejo. Y si…?

Y si, a veces, los crepúsculos eran amaneceres?